Visita el Cementerio dels Caputxins de Mataró a tu aire

REALIZA UN PASEO AL AIRE LIBRE POR LA HISTORIA Y EL ARTE FUNERARIO DE MATARÓ EN EL CEMENTERIO DELS CAPUTXINS

 

Panorámica Cementerio Caputxins Mataró

El cementerio dels Caputxins es uno de los recintos neoclásicos más interesantes de Mataró y el conjunto monumental de este estilo más importante de la ciudad. Visita el Cementerio dels Caputxins de Mataró a tu aire descargando el folleto que te guiará en un interesante paseo artístico y arquitectónico entre sepulturas, panteones, mausoleos y esculturas funerarias que relata 200 años de la historia de la ciudad.

Organiza tu visita

Descarga aquí el folleto donde encontrarás un plano detallado del cementerio con más de 20 lugares de visita recomendados a nivel artístico y paisajístico.

Guía Cementerio Caputxins Castellano
Guía Cementerio Caputxins Català
Guía Cementerio Caputxins Francés
Guía Cementerio Caputxins Inglés

Un paseo con 200 años de historia

El cementerio es un museo al aire libre que relata 200 años de la historia de la ciudad en un interesante paseo artístico y arquitectónico entre sepulturas, panteones, mausoleos y esculturas funerarias.

Cementiri Caputxins Mataró

Se trata de un espacio emblemático, repleto de historia, donde reposan los restos de algunas de las personalidades más relevantes nacidas en la ciudad o vinculadas a ella, como el impulsor del primer ferrocarril de la península, Miquel Biada i Bunyol, y el arquitecto, político e historiador Josep Puig i Cadafalch.

En 1787 una Real Cédula de Carlos III prohibió los entierros en las iglesias y obligó a construir nuevos cementerios ventilados, alejados del casco urbano. En 1817, el Ayuntamiento de Mataró autorizó la propuesta de la Orden de los Capuchinos de levantar un “Campo Santo” o cementerio en lo alto del convento, para todos los ciudadanos que quisieran ser enterrados. En tan solo tres años, prácticamente acogía todos los entierros que se hacían en Mataró.

Desde su construcción, el Cementerio y el Convento dels Caputxins vivieron varias fortificaciones, derribos y reconstrucciones. En el año 1835 fue incendiado y posteriormente abandonado de forma definitiva por los frailes capuchinos. En 1844 la Junta de Obra de Santa María adquirió, a través de una subasta, la finca en la que se construiría el nuevo cementerio católico. Y se tiene constancia de que en 1847 el arquitecto Miquel Garriga i Roca ya estaba trabajando en este proyecto.

Escultura Cementerio de Mataró

En 1852 el proyecto fue interrumpido y al cabo de un año se encargó al arquitecto Antoni Rovira i Trias uno nuevo. Están documentadas también otras intervenciones arquitectónicas en el recinto como la capilla de estilo clásico (1851), obra del arquitecto Martí Sureda i Deulovol, y una portalada neoclásica (1857), hoy entrada principal.

En 1944 se realizó una nueva ampliación en la parte derecha de la explanada de la entrada principal, la Sección Nueva, obra del arquitecto municipal Luis Gallifa i Grenzner. El cementerio dels Caputxins pasó a ser propiedad municipal en marzo de 1982.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.